Comunicación y Convivencia

 

imagen comunicación y convivencia

La comunicación constituye un elemento fundamental de la convivencia familiar que influye en el bienestar tanto de los hijos e hijas como de sus padres y madres.

Con la entrada de la adolescencia, sin embargo, la comunicación familiar se deteriora: chicos y chicas hablan menos de sus asuntos, pasan menos tiempo interaccionando con sus padres y madres y la comunicación, en definitiva, se hace más difícil:  pareciera que los enfados, las discusiones, la incomprensión, y los silencios se multiplican.

Sentimos que ya no somos importantes para nuestros hijos e hijas, y que aquello que ven, oyen o les dicen sus amigos y amigas tiene más valor que cualquier consejo u opinión que podamos darles. Todo esto puede generar situaciones de frustración y enfrentamiento.

Como figuras de referencia para nuestros hijos e hijas tenemos que abordar temas transcendentales para su desarrollo vital, como por ejemplo las relaciones afectivo-sexuales, las drogas o el uso y abuso de las nuevas tecnologías.

Si bien como padres y madres representamos las normas y las obligaciones, también representamos el amor y la seguridad que nuestros hijos e hijas necesitan. Por ello, es necesario esforzarse por reducir distancias e incrementar la comunicación mutua.

Sabiendo que no existen las recetas mágicas, algunas cosas sí ayudan:

QUÉ AYUDA:

  • Interesarse por sus cosas: sus gustos e intereses (la música que escucha, la aplicación que utiliza para editar fotos y vídeos, etc), sus planes de futuro, sus amistades, sus preocupaciones…
  • Escuchar con atención:  escuchar con verdadero interés. Sin juzgar, sin regañar, sin criticar. (Ya encontraremos el momento de aclarar algunas cosas si fuera necesario).
  • Buscar ocasiones: a menudo nuestro/a hijo/a rechaza nuestros intentos de establecer una conversación. No desistamos, ya encontraremos un momento en que esté más dispuesto/a. Podemos aprovechar los ratos de actividades compartidas:  ir a comprar, después de cenar, camino del instituto, etc;
  • Hablar siempre desde el respeto: en ocasiones la conversación puede derivar en algún comentario o expresión inapropiada de nuestro hijo o hija. El autocontrol que demostremos facilitará futuras conversaciones, así como es un buen ejemplo para él o ella.
La comunicación es un elemento fundamental de la convivencia familiar.
Si la primera es deficitaria la segunda se resiente.

Talleres para madres/padres con hijos/as adolescentes

Seleccione cualquier filtro para ver los talleres que coincidan con su selección